Impactos

El problema actualmente existente es una plaga recurrente de simúlidos o jerjeles, que con sus dolorosas picaduras-mordeduras afectan directamente y severamente a toda la población rural, los trabajadores agrícolas y visitantes o turistas en los Valles de Lluta, Azapa, Camarones, Caleta Vítor y Chaca en la Provincia de Arica.
El control de esta plaga no está abordado por ningún servicio público regional, ni forma parte de sus actuales prioridades de trabajo. Durante varios años, la tarea de mitigar los efectos de la plaga y controlar la población de insectos, ha sido realizada con recursos estatales, asignada directamente a una universidad regional, sin que las instituciones públicas generen conocimiento ni experiencia en el manejo y control de la población de estos insectos hematófagos.
Los efectos adversos se extienden transversalmente, de modo que se puede sostener que afecta a la vida de las personas, a la actividad agropecuaria (trabajadores agrícolas y animales domésticos) y al turismo, ya que sus efectos determinan que las personas eviten visitar las zonas de atractivos arqueológicos, atractivos paisajísticos o espacios de esparcimiento al aire libre, como zonas de camping, restaurantes y paradores turísticos.